No es necesario explayarse aquí sobre los efectos dañinos que la epidemia de la COVID-19 ha tenido sobre la actividad económica, cultural y social española (y mundial, claro). Se ha hecho de notar a todos los niveles y a todos los órdenes. Y, desde luego, ha afectado de lleno a la III edición del Día de la Romanidad, lo mismo que al resto de celebraciones en marcha o previstas para 2020.

Por simple responsabilidad, ante el cariz que iba tomando la situación, ya antes de que se declarase el Estado de alarma, decidimos cancelar o dejar en suspenso todos los Día de la Romanidad que estábamos preparando, y que debían desarrollarse en distintas localidades y a lo largo de los 3 últimos trimestres de 2020.

Nuestra intención, por supuesto, es volver con el festejo tan pronto como la situación lo permita. Desde luego, muchas cosas cambiarán, de nuevo en parte por responsabilidad y en parte porque se está desarrollando legislación nueva para regular los actos públicos. Pero, desde luego, creemos más que nunca que, en estos momentos difíciles, una celebración como la del Día de la Romanidad puede aportar su grano a generar economía y puestos de trabajo. Ya era una de nuestras grandes apuestas antes de la llegada de la COVID-19 y ahora, en esta situación, es casi una obligación redirigir de manera prioritaria nuestras actuaciones en tal dirección.

Entre tanto, mientras el horizonte se despeja, esperando a saber mejor a qué atenernos para los meses por venir, tampoco nos hemos quedado mano sobre mano, por supuesto. Obligados al confinamiento, a la suspensión de cualquiera actividad pública, hemos desarrollado nuestros Diá(logos) de la Romanidad. El juego de palabras entre Día y diálogos viene de que son encuentros en Red, por videoconferencia, en el que reunimos a varios expertos en un tema concreto (La herencia gastronómica romana, la comparación entre la crisis de la UE y la territorial que sufrió en su día el Imperio Romano, por poner dos ejemplos) o entrevistamos a un romanista destacado, en uno u otro campo.

Tales encuentros se suben a nuestras redes sociales, por supuesto, de manera que sirvan a la difusión de diferentes aspectos de la Romanidad, y podéis acceder a ellos a través de nuestra página correspondiente. Disfrutad de ellos en espera de que podamos volver a reunirnos de forma física.