El Puente de Alcántara necesita nuestra ayuda

Aunque todo monumento del patrimonio histórico es valioso e irremplazable, hay algunos que además son únicos por más de un motivo. Uno de estos es el puente de Alcántara que todavía, casi 2.000 años después de su construcción, continúa sirviendo a su función original de dar paso entre las dos márgenes del río Tajo. Construido por motivo utilitarios, es una joya de la técnica romana, con esa belleza propia de la ingeniería antigua, y como tal ha sido elogiada por autores de lo más diverso. Es una de las perlas del patrimonio nacional español y uno de los iconos de ese legado romano que siguió entre nosotros cuando Roma hubo desaparecido.

 

 

El puente de Alcántara es buena muestra de una civilización cuyas construcciones siguen asombrando, habida cuenta de sus muchos menos medios materiales y técnicos que ahora. Pero ni siquiera lo que se hizo para durar pervive siempre, sobre todo si no se cuida. Y por eso, por desgracia, el puente de Alcántara está adquiriendo en nuestros días una nueva carga simbólica: la de los monumentos que se deterioran año tras año por el abandono de las administraciones que debían velar por ellos.

Toda una serie de colectivos locales vienen denunciando desde hace años tal abandono, sin obtener otra cosa que buenas palabras, si acaso. Cuando en 2018 nació la celebración del Día de la Romanidad, se marcaron tres objetivos para la misma y uno de ellos era precisamente la puesta en valor del patrimonio legado por los romanos. Por eso, desde el Día de la Romanidad no podemos por menos que recoger y hacernos eco de esa petición de socorro para que el puente se atienda como merece.

 

 

El puente de Alcántara es patrimonio nacional aunque merece serlo de la Humanidad. Ha inspirado a grandes escritores y ha fascinado a ingenieros ilustres. Y es parte de la herencia cultural que estamos obligados a preservar y trasmitir a las generaciones futuras. Por eso, desde el Día de la Romanidad nos unimos a la demanda de que las administraciones, tanto a nivel regional como nacional, asuman sus obligaciones. No pueden seguir huyendo de ocuparse de su reparación y mantenimiento. Porque, con solo buenas palabras, no podremos regalar otros 2000 años de vida al venerable puente de Alcántara.

 

 

 

 

Día de la Romanidad 2018 en Segovia

Siguen desarrollándose iniciativas originales a la par que curiosas para celebrar el día de la Romanidad. Una, la que va a tener lugar en Segovia, en la que se va a recorrer el trazado que lleva al acueducto y que nos describen así con la siguiente información:

Hacia el Azud del Acueducto, 8 de septiembre

En esta ruta se descubre el tramo más desconocido del Acueducto: la captación del agua (azud) y su conducción desde la sierra de Segovia.

El recorrido comienza en Revenga, desde el pantano de Puente Alta, a 9 km de Segovia, en busca del azud del Acueducto y siguiendo el caz por el valle de la Acebeda, entre pinos, robles y encinas. Llegaremos hasta el río Acebeda, con el fin de conocer la primera captación del agua.

Máximo 30 personas

 

Duración: entre 3,5 h. y 4 h.

 

Dificultad: senderismo nivel medio.

 

Se recomienda llevar calzado cómodo, agua, protección solar y gorro.

 

Inscripción: Central de Reservas de Segovia – Centro de Recepción de Visitantes

Tarifa: gratuita

Plazas limitadas

Punto de encuentro: restaurante El Chaparral en Revenga (regreso al mismo punto)

 

Salida: 9:30 h

 

Así que ya sabéis. El que pueda, que aproveche la ocasión, que no se presenta todos los días.

Seguimos creciendo

Hará dos semanas que lanzamos nuestra propuesta para celebrar el próximo 4 de septiembre el día de la Romanidad y la verdad es que la respuesta ha superado con creces nuestras expectativas. Ya hay una veintena de localidades (Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Málaga…) con iniciativas en marcha. Pronto colocaremos en esta misma web un mapa con todas las localizaciones.

Y no solo eso, ya que ayer supimos que la Universidad de Murcia se suma a la celebración del día de la Romanidad con un acto en el que participarán profesores de las facultades de Derecho e Historia. Debatirán sobre hasta qué punto seguimos siendo en el fondo romano y nos parece una propuesta más que curiosa e interesante.

También fruto de esas iniciativas se montarán charlas, brindis, diversas librerías organizarán esa semana escaparates con libros de ficción y ensayo sobre tema romano… No pasa día sin que alguien no proponga o se ponga manos a la obra con una nueva forma de celebrar el día de la Romanidad. La imaginación no tiene límite y, a tal respecto —porque nos consultan mucho y para aclarar equívocos— hemos de insistir en que el día de la Romanidad pretende que este cuaje como fiesta popular y, por tanto, cada cual es libre de llevar a cabo las iniciativas que mejor considere.

Existe un grupo impulsor, formado por tres personas, a las que se están sumando colaboradores, apoyos y partners. Pero no hay ninguna intención de centralizar la fiesta, monopolizarla o siquiera de crear una superestructura. Algo que no significa que, quien quiera, no pueda dirigirse a nosotros en busca de consejo, para solventar dudas o hacer propuestas. Ejercemos una labor de coordinación con mucho gusto y, por supuesto, estaremos muy agradecidos a aquellos que lleven algo a cabo para festejar si nos lo comunican. También si, una vez realizada la celebración, nos envían datos y fotos, para poder realizar un histórico de esta primera convocatoria de lo que esperamos llegue a ser una celebración anual, diversa y con el tiempo multitudinaria.